Respiración Consciente de Fuelle

La vida es como un tren de alta velocidad, nos arrastra a nuestro destino sin ni siquiera ser conscientes, cada día pasa como un suspiro y no hemos caído en la cuenta de que al menos respiro.

La acción de respirar es automática y la lleva a cabo el Bulbo raquideo y los centros nerviosos respiratorios desde el sistema nervioso central que es el que ajusta de manera automática la respiración, todo eso de forma instintiva, o como algunos lo llaman; el cerebro Reptiliano, que es el “culpable” de nuestras funciones más básicas de  supervivencia y está repleto de información ancestral y controlaria  todo lo que es automático;  respiración, latido cardíaco, el equilibrio y el movimiento muscular, incluso la agresividad, la dominación territorial, valentía, protección etc.  Su acción es directa, refleja e  instintiva a diferencia del Límbico,  que es el encargado de las emociones, y también es importante hablar de la Neocorteza que es la parte más racional responsable del pensamiento avanzado, la razón, el habla etc. Lo curioso es que todas estas partes afectan  a la respiración de forma contundente; un disgusto por ejemplo puede generar secuencias respiratorias muy desagradables llegando a producir sensación de ahogo, malestar respiratorio, etc.

¿Es posible controlar las demás partes de nuestro cerebro con la respiración?

¿podríamos con ejercicios respiratorios aliviar una emoción y así poder comprenderla de forma calmada?

¿ seria posible incluso tener un buen razonamiento respirando de forma adecuada y  consciente ?

La respuesta es, sí, por supuesto que sí, pero para conseguirlo hemos de recuperar el control de la respiración y eso es ser conscientes de la respiracion. Ser capaces de observar como respiro siendo testigos sin manipular es la primera parte y para eso hay que distinguir con que parte de mi sistema respiratorio estoy respirando; zona clavícula, esternón , diafragma… La idea es estar pendientes de nuestra respiración todo el día, incluso cuando nos vamos a dormir , pero para eso hay que aprender de nuevo respirar, es decir , nuevas formas de respirar para que nuestro cuerpo lo aprenda de forma automática. es como aprender a montar en bici , cuando llevamos ya muchos kilómetros de bici nuestro cuerpo ya sabe mantener el equilibrio de forma  automática y entonces ya podemos estar pendiente de otras cosa hasta incluso soltar las manos del manillar, pues el mismo símil es aplicable a la respiración consciente.

Para comenzar este fascinante ciclo que comenzamos hoy con un serie de artículos y videos donde vamos a aprender diferente formas de “Respiración Consciente” que nos van a ser  muy útiles en nuestra vida cotidiana y vamos a conseguir ademas desprendernos de lapas emocionales y otras energías no deseadas a la vez que vamos a percibir la sensación de estar más vivos y conscientes.

1º PRACTICA DE RESPIRACION CONSCIENTE: 

“Yo soy un fuelle que alimenta mis Chakras” esta respiración es muy similar al Pranayama Bastrika o respiración de fuelle, pero lo vamos hacer más simple y directa siendo Bastrika en realidad otro tipo de respiración que aprenderemos más adelante.

Comenzaremos en posición de pie ajustando el cuerpo a una postura cómoda alineando los hombros con la rodillas , colocando la pelvis centrada, los hombros relajados y el mentón un poquito hacia dentro imaginándonos que una cuerda imaginaria nos estira de la coronilla y el perineo , de esa manera sentimos la sensación de que la columna se estira y la postura es erguida.

La idea es acompañar el cuerpo a que al inspirar podamos capturar todos el aire posible y que al expirar expulsemos todo el aire posible.

Inspiro: se levanta clavícula, se abren brazos y pecho, la pelvis va hacia  tras y el diafragma, pecho y clavícula se llenan de aire en ese orden (vientre, esternón, clavícula), la siguiente secuencia es exhalar: (clavícula, esternón, vientre) bajando físicamente primero clavícula después cerrando pecho y brazos y terminando con la expulsión del  aire que queda en el vientre o diafragma.

El movimiento sería cómo batir las alas de forma horizontal mientras se mueve la pelvis pecho, brazos, clavícula. Esta respiración ha de ser completa , inhalando todo el aire que podamos y exhalando hasta la ultima gotita de aire de nuestro cuerpo.

El ejercicio lo comenzaremos de forma lenta y consciente , observando que ocurre en nuestro cuerpo , la sensación al inspirar y expirar, el movimiento corporal, cómo se llena mi cuerpo de aire por partes, etc., Todo ello en atención plena y consciente sin juicio ya que pueden moverse emociones y pensamientos de todo tipo que aceptaremos de forma ecuánime. Iremos acelerando  de forma progresiva y de nuevo lenta en secuencias separadas.

La variante de este ejercicio tiene que ver con los centros energéticos o chakras. Nos vamos a imaginar que podemos introducir con nuestras manos energía de colores en cada Chakra mientras reparamos, comenzando con el Chakra raíz Muladhara, su color es el Rojo , durante como mínimo 3 respiraciones ponemos la atención en la zona del perineo donde nos imaginamos que entra luz , energía de color Rojo intenso y así progresivamente vamos Chakra por chakra de abajo hacia arriba y al llegar a la coronilla ; Sahasrara, descendemos  hasta llegar a Muladhara de nuevo. En el video adjuntado a este articulo podemos ver el proceso detallado paso por paso.

Es importante dedicar un tiempo de 7 días a esta práctica como iniciación, luego puede ser utilizada de forma aleatoria o como se quiera , ya sea como calentamiento antes de otros ejercicios respiratorios o antes de la meditación.

Namaste

© Ray Gilabert

Escrito por
Más de Meditarte

Meditación del testigo “Las 13 vias de la meditación”

Mantenerse conectado con el entorno con un alo de visión global al...
Leer más...

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *