ATENCIÓN AL FLUIR DE LA VIDA

Cuántas veces nos quedamos enganchados en recuerdos e imaginaciones, que son infructuosos por estar desconectados de la realidad del momento que estamos viviendo… Cuando sólo la realidad da frutos y sus semillas se siembran en el campo del ahora. Cuántas veces pensamos sobre las cosas en vez de pensar dentro de ellas… profundizando también en nuestro pensar como parte indisoluble de la vida. Cuántas veces hemos entendido que el conocimiento es adquirir comprensiones de cómo funcionan las cosas para, posteriormente, de manera artificiosa utilizarlas para mejorar nuestra vida… En vez de SER, sabiendo que cuando uno ES no utiliza, sino que vive sinceramente de la mejor manera que sabe el instante impulsado por sus motivos.

Por esto, atender y responder al mundo tal y como se nos presenta en el ahora es clave para sentir que es uno mismo quien vive su vida… y, en verdad, es dueño de su destino.

Se quedan muchas cosas en el tintero, y por eso seguiremos impulsando artículos. No obstante, aquí podemos hacer un cambio y empezar a introducir algunos de estos significados como contenido de meditaciones superiores.

Así, podemos coger cualquiera de los temas que se han tocado en el primer y segundo párrafo de este artículo y hacer varias respiraciones, concentrarnos, acallar la mente y probarnos los significados, haciendo de la exploración una prueba de cómo se siente esa comprensión o realidad en nosotros/as mismos/as. Como comentamos en el artículo de la Ciencia de la Meditación, no se trata de pensar sobre ello… Sino de probárselos en uno/a mismo/a de forma holística ¿Qué significado tiene para uno/a las frases anteriores?

SOBRE EL CÓMO EXPLORAR UN SIGNIFICADO COMO UNA MEDITACIÓN SUPERIOR Y EL PORQUÉ LA LLAMAMOS SUPERIOR:

En primer lugar, señalar que en la exploración del significado en la realidad, NO hay que utilizar la imaginación, visualizaciones o cualquier otra cosa que nos saque de nosotros mismos en relación con la realidad que nos rodea en el momento en que estamos meditando.

Igualmente, tampoco hay que utilizar una concepción de nosotros mismos, o una sensación de que existe un “YO” dentro de nosotros que se relaciona con otras cosas de la conciencia. Es decir, se trata de ser uno mismo, simple y llánamente, sin tensiones internas o externas.

Una vez ya nos estamos relacionando con el ambiente de esta manera, tratamos de entender, qué significa para nosotros cualquiera de las comprensiones que hemos señalado antes. Esto se puede hacer de muchas maneras, pero una que puede ser útil es la lectura o repetición de una de las frases, y ver qué efectos tiene en nuestra conciencia, tratando de ir un poco más allá en el significado. Es importante entender que en esa exploración, es uno quien explora simple y llánamente en su relación con el entorno directo.

Más allá, se podría pasar a utilizar la imaginación… Entendiendo que en el uso de la imaginación, no se utiliza el YO, tal y como se utiliza en la vida ordinaria, sino que uno mismo es también la imaginación que se relaciona con el significado y la realidad, formando parte de un todo que es su conciencia sin fisuras.

Una vez entendemos esto, explicar que a este tipo de meditaciones se les llama meditaciones superiores porque implican maestría en el manejo de la atención… Si uno no ha practicado bastante concentrándose y meditando sobre sensaciones físicas… Difícilmente va a poder profundizar largo tiempo en significados que pueden construir conscientemente la estructura profunda de la persona.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FUNDAMENTOS DE LA MEDITACIÓN. Guarda el enlace permanente.