LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

Como parte del aprender a meditar, y para alcanzar un alto nivel, ahorrando años de práctica… Conviene conocer y sensibilizarse a alguna de las distinciones básicas que vamos a encontrarnos en el proceso.

Para ello, vamos a señalar a continuación, paso a paso, algunas distinciones fundamentales que van a resultarnos muy útiles en el manejo y comprensión de nuestra conciencia. De esta manera tenemos que señalar 3 elementos que, siendo diferentes, se encuentran involucrados en los comienzos de la meditación. Estos son:

– Percibir

– Notar

– Atender

PERCIBIR:

A los efectos de este artículo, percibir es la recepción de información a través de los sentidos.

Y es que hay mucha información que nos llega a través de los sentidos que no es procesada conscientemente y que, sin embargo, por su propia naturaleza es procesada a nivel inconsciente. A Así, el lector puede notar cómo el aire o la ropa roza la piel… Los sonidos del ambiente llegan a los oídos, o cualquier otro elemento que considere. Elementos que, normalmente pasan inadvertidos, pero que en algún nivel estamos procesando, pero que podemos danos cuenta que existen, si en ellos ponemos atención consciente.

NOTAR

Notar implica darse cuenta de algo. Es decir, ser consciente de que hay algo en el mundo… Por ejemplo, el estridente sonido de un vehículo que nos hace percibirlo conscientemente… Es decir, darnos cuenta conscientemente de que el estímulo existe.

Este tipo de estímulos es mucho menor… Digamos entonces, que somos capaces de procesar una gran información de manera inconsciente, pero somos capaces de notar menos cosas… Y si no, haga la prueba.

El notar, sería entonces, en este nivel, darse cuenta de un estímulo. Puede apreciar, así mismo, que no tiene que hacer esfuerzo alguno para notar estas cosas que llegan de manera directa y se incorporan a la conciencia de manera natural.

La pregunta para darse cuenta qué está notando sería… ¿de qué soy consciente ahora?

ATENDER

Atender implica notar… pero tiene un matiz adicional que no tiene notar. Para atender tenemos que mover la conciencia a voluntad hacia el objeto que queremos atender. Por esto, podemos decir que la atención consciente implica una mayor actividad que el simple notar.

Por ejemplo, el lector puede decidir cambiar la atención conscientemente de la pantalla del ordenador a la puerta o a la ventana de la habitación… etc. El objetivo es darse cuenta que es uno quien conscientemente dirige la atención hacia uno u otro lugar.

Junto a estas habilidades básicas, podemos entrar en 3 más… que sin duda son la base de lo que podríamos llamar la meditación propiamente dicha… Fuera de lo que sería las meditaciones avanzadas. Estas son:

– Concentración

– Meditación

– Contemplación

CONCENTRACIÓN

Concentración implica atención sostenida… Es decir, ser capaz de mantener la atención en algo concreto durante un tiempo determinado. La habilidad para concentrar la atención es parte de lo que vamos a necesitar para desarrollar nuestro arte en la meditación. Por esto, es recomendable empezar a practicarla.

Como práctica, podemos coger una vela y mantener la atención en la llama… O bien mantener la atención en la respiración con los ojos cerrados… Ambas dos prácticas en postura de meditación.

Si notamos que nos despistamos, o que otros elementos atrapan nuestra atención, recomiendo cualquiera de estas dos prácticas:

1.- Volver a objeto sobre el que nos estamos concentrando, cuando nos demos cuenta de que nos hemos despistado.

2.- Dar marcha atrás hasta que volvamos a conectar con el objeto sobre el que hemos decidido concentrarnos. Esto es… Que si, por ejemplo, mirando la vela, la conciencia se nos ha ido a un incendio y de ahí a los bomberos… Al darnos cuenta que se nos ha ido la atención, hacer el camino de vuelta. Es decir, de los bomberos volver al incendio y de ahí a la vela.

El camino 1 es el que se suele enseñar en casi todas las escuelas de meditación. Sin embargo, el camino 2 tiene la ventaja adicional de que nuestro objetivo es sensibilizarnos a cómo nos vamos… Cómo nos despistamos… y aprender sobre nosotros mismos. De esa manera, podemos empezar a actuar antes de irnos para mantener la concentración. Es decir, no hay nada malo en despistarnos… simplemente estamos aprendiendo cómo lo hacemos, y sensibilizándonos a los vaivenes de nuestra conciencia. En si mismo es un cambio cualitativo que ayuda a que nuestro inconsciente colabore en el proceso.

MEDITACIÓN

La meditación implica concentrarse… dándose cuenta que es uno quien se está concentrando. Nace por tanto la figura que metafóricamente se ha venido a llamar “el observador”.

La práctica implicaría que al tiempo que uno está centrado en la concentración… se de cuenta que se está concentrando. O igualmente… al tiempo que uno mira la vela o está centrado en la respiración, es consciente de que la está mirando o de que está respirando.

A esta mayor actividad… en la que uno no sólo hace la concentración, sino que se da cuenta de lo que está haciendo, vamos decir que es meditación.

En otras palabras… meditar implica concentrarse en la concentración.

CONTEMPLACIÓN

La contemplación, desde una perspectiva formal, es un paso adicional que parte de la meditación. Es decir… para poder alcanzar un estado de contemplación y mantenerlo a lo largo del tiempo, tendremos que práctica mucho la meditación, alcanzando un nivel importante de silencio sostenido en el tiempo.

No obstante, si queremos contemplar, debemos darnos cuenta de que estamos meditando. Por tanto es un paso adicional en la práctica de la meditación. Implica una mayor actividad consciente interna, y un mayor silencio.

Podemos seguir con las prácticas anteriores del proceso de la meditación… Pero dándonos cuenta de que estamos meditando sobre la respiración, o la vela, mientras lo hacemos.

En otras palabras… implicaría concentrarse en la meditación.

MEDITACIONES SUPERIORES.

Junto a estos tres niveles, tendríamos como mínimo tres más… que forman parte de lo que llamaríamos meditaciones superiores, y que implican un gran dominio de la práctica meditativa.

Es decir, cada paso que estamos viendo implica tener fuertemente asentado el anterior… Por ello, es imposible meditar, si uno no puede concentrarse, al igual que no se puede alcanzar un estado de contemplación, si uno no ha practicado el meditar de manera que mantenga el silencio del inconsciente largo tiempo.

Como digo, por encima de estos niveles tendríamos 3 más… como mínimo. Estos tres serían:

– Imaginación

– Exploración

– Participación

IMAGINACIÓN

La imaginación de la que hablo aquí no es la imaginación mental a la que estamos acostumbrados cuando andamos con la conciencia dividida.

Tenemos que entender que este proceso parte del estado de contemplación y va más allá… Por tanto se trata de una imaginación silenciosa, realizada de manera holística y con todo el ser.

El objetivo de esta imaginación es alcanzar comprensiones y permitirnos entender cuestiones superiores.

Los temas tradicionales que se suelen coger en estas prácticas meditativas son, por ejemplo: la impermanencia del ser, el amor incondicional, o la naturaleza de la realidad, entre muchos otros que ya vernos viendo en otros artículos en un futuro.

Para poder emplear la mente en estos asuntos… Necesariamente debemos poder mantener largo tiempo un estado de contemplación. Si no es así… en cuanto empecemos, notaremos que otros asuntos se nos “cuelan” en la conciencia.

Por esto, vuelvo a reiterar la importancia de reforzar la práctica de los niveles previos.

EXPLORACIÓN

Tras la imaginación, un siguiente paso dentro del desarrollo personal a través de la meditación, es la exploración. Esto es, probarnos las diferentes comprensiones de la realidad que alcanzamos dentro del proceso de imaginación.

Es decir, a nivel sencillo, si alcanzamos una nueva comprensión acerca de la naturaleza de la realidad… o cualquiera de los temas propuestos anteriormente o escogidos… Se trataría que mientras estamos imaginando, incorporásemos esa manera de estar… de vivir, pero en primera persona (es decir, explorar cómo se vive diferente con esa comprensión). Es decir, incluir en nuestro ser esa comprensión, sentimiento a manera de actuar, para explorar cómo sería…

Todo esto lo estamos haciendo desde un silencio profundo, es decir, es todo el ser el que se encuentra involucrado en la acción.

PARTICIPACIÓN

La participación se realiza a partir de la exploración. Es decir, una vez hemos imaginado y explorado… decidimos conscientemente participar en la realidad de esa manera diferente. Es decir, vivir a partir de entonces de esa manera que hemos entendido que es superior y positiva para nuestras vidas, para el ser humano, para la Tierra…, de manera que cuando salimos de la meditación, somos una persona que ya es diferente de manera natural y por decisión propia, debido a que ha comprendido y decidido participar de manera diferente en el mundo.

Se entiende que esto es lo que ocurrió con Buda o con Jesús… o con tantas otras personas que en su proceso de desarrollo alcanzan comprensiones superiores y viven de manera que hace la diferencia con el resto.

No obstante, la participación es un proceso en el que cada paso previo se ha practicado de manera sistemática y repetida, hasta alcanzar maestría en cada uno de ellos.

Es decir, resumiendo, no hay manera de construir ninguno de estos tres niveles superiores si previamente no se domina la concentración, la meditación y la contemplación… Que son la base que facilita el silencio y la atención sostenida de cara a poder explorar los otros niveles superiores.

Hasta aquí el modelado de la meditación… Para que cualquiera pueda practicar sin perderse, sabiendo en todo momento qué es lo que está haciendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INICIACIÓN A LA MEDITACIÓN y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

  1. coco dijo:

    busque tanto esta informacion gracias esta muy buena
    nuevamente gracias por compartir

    • MeditARTE dijo:

      Gracias a ti por el comentario también. Para tu información, sobre este asunto queremos introducir otro artículo más adelante que incorpore 3 distinciones adicionales… Saludos.

  2. Eduardo dijo:

    el mejor blog
    educativo y espiritual a la vez
    gracias hermanos

Los comentarios están cerrados.