Meditación del “Sho Han” YO SOY.

En este nuevo articulo vamos a regresar a lo más básico y no por eso importante, la meditacion del SHO HAM o lo que esto mismo YO SOY nos ayudara a mantener la atención relajada en el vientre y así poder estar presentes sin que los pensamientos nos arrastren sin piedad a su territorio ilusorio. YO SOY es el Mantram del Cristo y pertenece a nuestra tradición más cercana y en ocasiones facilita conectar con un verbo básico y conocido para nuestras células, aun así podríamos utilizar indistintamente también el SHO HAM.

Para practicar esta meditacion no necesitamos nada más que nuestra propia respiración, cuanto más simplicidad mejor. Antes de comenzar seria una ventaja disponer de un lugar tranquilo y cómodo, elegir una postura que nuestra espalda permanezca erguida y recta, podemos elegir posturas ´mas trabajadas como el LOTO o semi Loto o simplemente sentados en un taburete o silla sin respaldo, se trata de mantener la presencia, en atención plena al instante presente y evitar por lo posible el dormirse o que los pensamientos parasito nos arrastren.

Es también muy importante no generar expectativas, solo meditar por meditar y no espero nada a cambio, me convierto en un observador de lo que esta sucediendo en mi interior y la respiración al vientre con el YO SOY  es la clave que me va ayudar a mantenerme consciente (inspiro y mi mente pronuncia YO , espiro mi mente pronuncia SOY) simplemente respirando en mi ombligo de forma relajada y suave, sin esfuerzo, dejando que mi cuerpo respire por si solo.

Puede ocurrir y porbablemente pasara muchas veces, que un pensamiento nos arrastre y perdamos el hilo  del YO SOY y que sintamos como si ya no estuviéramos presentes aquí y ahora y nos hubiéramos marchado a otro lugar, es muy habitual y cuando ocurra no nos reprocharemos a nosotros mismos haber perdido el centro, simplemente me lo permito y regreso al vientre YO SOY, aunque esto ocurra mil veces , mil veces regreso al vientre YO SOY , cuanto más suceda más rápido aprenderá mi cuerpo a mantenerse en presencia y así poder acceder a convertirnos en un observador ecuánime, no solo observando nuestra respiración sino también ; el sonido interno , el palpitar del corazón, la sensación corporal y así poco a poco siendo capaces de observar la emociones , sentimiento , el dolor, etc sin juicio alguno dejando que todo ocurra y entrar así en estados  profundos de Meditación, alcanzando La Paz interna.

A continuación un pequeño video que nos puede ayudar a iniciarnos en esta Meditación.

Namaste

© Ray Gilabert

Escrito por
Más de Meditarte

EL ESPEJO “Meditación”

Nuestro reflejo en un espejo nos muestra nuestra imagen de forma muy...
Leer más...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *