EL SER NO CONOCE LÍMITES

Muchas veces nos hemos pensado limitados, metidos dentro de las cuatro paredes que nos definen.

Es complejo explicar qué es el todo qué una parte, que es el vacío y qué muy poco. También es complicado entender que quien me considero no soy yo, o mejor dicho, soy eso, todo el contenido de la mente consciente, inconsciente y biológica, y más allá.

Te invito a que pruebes a preguntarte en cualquier situación, alegría, por ejemplo, ¿quién recibe los sentimientos de alegría? En caso de amenaza por ejemplo: ¿Quién recibe el sentimiento de amenaza? Cuando pienses algo ¿quién observa el pensamiento?. La pregunta es ¿quién es el observador interno de esos pensamientos, sentimientos, acciones? ¿Quién SOY YO?.

Entender que cuando nos referimos al océano nos estamos refiriendo a también a todo su contenido animal y vegetal. Nos permite entender que si el océano pensase que es sólo un tiburón, estaría cometiendo un claro error de perspectiva. Este error es el más común de los errores humanos cuando pensamos sobre nosotros mismos.

MEDITACIÓN

En esta ocasión podemos hacer una meditación práctica que se va a basar en respondernos a la pregunta de ¿quién es el observador de este pensamiento?

Donde más tarde pasaremos a la pregunta: ¿Quién SOY YO? Sin esperar respuesta, solo preguntamos con la intención y respiración en nuestro vientre.

Así que, cuando tengamos un momento, podremos situarnos y sentirnos en la amplitud que se genera cuando nos hacemos esta pregunta, y notar los dos ámbitos: Aquél con el que estaba identificado y definía el momento, y aquél otro océano que soy yo, que se encuentra detrás de todas las situaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRANSFORMACIÓN. Guarda el enlace permanente.