Meditación para reconectar con tu sueño personal


¿
Cuántos hay que teniendo un sueño, se involucran en su día a día llenándose de obligaciones laborales, familiares, y circunstanciales de todo tipo, de manera que acaban desviándose de su original camino, mientras tratan de conformar a  su alma con razonamientos lógicos y logros materiales?

 En ocasiones, hay quien se pregunta, si es que no es ya demasiado tarde.. ¿Qué ha sido de mi vida? ¿qué fue de mi idea acerca de cómo quería que fuese mi vida? Y tras estas preguntas, hay quien despierta y renueva su compromiso. Quien se da cuenta, y renueva en forma de deuda el compromiso con su yo profundo, una irrevocable deuda de comprometerse con lo que siempre supo en algún momento que tendría que ser su vida: Su sueño.

 Un regreso al pasado para renovar su futuro, que de no corregirlo se dirigiría hacia el olvido de la sensación de plenitud por el encuentro consigo mismo.

 La mayoría de las organizaciones de todo tipo, al tiempo que dan trabajo a muchas personas, también establecen relaciones de jerarquía, funciones,etc, que de una u otra manera limitan el desarrollo y la autonomía de las personas.

 Para quienes trabajan para un tercero, son muchas las horas que pasan trabajando. Todo trabajo dependiente impide la expresión completa del alma. Tanto tiempo trabajando en un entorno limitativo… puede llevarnos a pensar que estamos verdaderamente limitados, por debajo de nuestras posibilidades reales.

 Este artículo va para aquellos que están integrados en la vida, para que no pierdan su chispa. Para aquellos que notan que están dentro del cajón de la vida ordinaria y están corriendo el riesgo de perder de vista que la vida es mucho más, y que una vez estuvieron conectados al campo de “todas las posibilidades”.

 Pero.. ¿tú qué quieres? ¿cómo puedes mantenerte en el mundo sin que te absorba? ¿Cómo puedes seguir caminando mientras te mantienes fuera de la caja que te corresponde por el tipo de vida que estás desarrollando? ¿Cómo puedes mantener tu sueño encendido mientras caminas por la vida, acercándote a él en cualquier cosa que hagas?

 En este artículo pretendemos hacerte llegar que con la meditación también puedes mantener centrado el enfoque que quieres de tu vida. Puedes ser sensible a la realidad profunda de tu alma, mientras haces lo que sea que tengas que hacer para salir adelante en lo inmediato.

 Ciertamente, o sigues lo que sientes, o te pierdes a ti mismo. El conformismo lleva a dejar de atender sistemáticamente de una parte de nuestros deseos e inquietudes. Dejamos de atendernos en el contínuo del tiempo y pasamos a centrarnos en lo que va a venir, ha venido, o queremos que venga.

 En el camino hacia la desconexión, olvidamos nuestro cuerpo, y con suerte llegamos a ser conscientes sólo de unas pocas partes de vez en cuando, olvidando el resto.

 El reencuentro pasa por la reconexión a todos los niveles, con estar alineado y poner en línea el inconsciente. Esa reconexión implica conectarse mentalmente en el cuerpo y la Tierra, el entorno en el que estamos. Desarrollar una autoconciencia de la sensación completa del cuerpo, es una aspiración necesaria.

 Es en estos términos la meditación que os proponemos:

PRÁCTICA:

 Busca un lugar cómodo en el que meditar, y elige un zafu o banqueta de meditación que sean adecuados para ello. También puedes meditar en una silla cualquiera. En cualquier caso, te aconsejamos que adoptes una postura cómoda pero firme, y con la espalda recta.

 (Conforme vayas aprendiendo a ejercitar la autoconciencia de pensamientos-emociones-acciones a partir de la realidad presente en tu día a día, puedes empezar a meditar en cualquier momento, y sin necesidad de tener una postura en concreto.)

 Bien, estando en postura, puedes empezar a tomar conciencia con la respiración. De manera que conforme respiras vayas extendiendo al expirar la conciencia a todo el cuerpo, notando una energía que rodea tu cuerpo. Así poco a poco, aparece una pequeña capa de energía que te envuelve.

 Nota cómo la energía se extiende en todo tu cuerpo, tanto a lugares de los que eres consciente de manera habitual, como otros menos habituales. Poco a poco, puedes empezar a sentir que hay una envoltura de energía en partes de tu cuerpo que en otras ocasiones no sueles atender. Así, igual que no eres consciente en tu día a día de gran parte de tu cuerpo, percibe cómo ahora sí que estás siendo consciente de él.

Date cuenta cómo si con una autoconciencia tan pequeña te sirve para gestionar tu día a día, con una autoconciencia completa, ¿qué otras sensaciones tienes?  Deja que las sensaciones de autoconciencia a través del cuerpo se vaya afianzando, ¿notas la sensación de empoderamiento? ¿Cuál es la aspiración de tu alma?

Siente todo esto, mientras te mantienes conectado a la sensación de energía alrededor del cuerpo y a la respiración.

Sé consciente de esto y de cómo acercarte en tu vida a ello cuando te levantes del zafu.

Namasté.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRANSFORMACIÓN, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s