PRACTICAS INICIALES, “Meditación sobre el YOSOY”

MEDITACIÓN SOBRE EL YOSOY, Prácticas iniciales 2

Como podéis observar, en el apartado preguntas y respuestas, se están tratando y respondiendo preguntas en un nivel bastante alto. No obstante, y a pesar de esto, al menos durante un tiempo vamos a seguir manteniendo una línea didáctica en nuestros artículos, proponiendo ejercicios que puedan servir para mejorar la comprensión práctica que de la meditación pudierais tener. De esta manera, paso a paso iremos incrementando la complejidad de las prácticas propuestas, entendiendo que en la meditación, cada uno irá encontrando sus comprensiones.

En esta meditación, vamos a cambiar el punto de enfoque en la atención. Igual que en la meditación anterior de las prácticas iníciales 1, nos sentamos en calma y tomamos contacto con la respiración haciendo dos o tres respiraciones profundas.

Realizado esto, pasamos a poner la atención en el canal central… “Notando” a través de la sensación, cómo una bola de luz sube pegada a la columna vertebral con cada inspiración, y baja al expulsar el aire. Igualmente, al inspirar, pronunciamos internamente “YO” y, al expulsar el aire, internamente pronunciamos “SOY”. Le podemos poner un color blanco o dorado a la bola, ya que son colores que se suelen asociar a la salud y la sanación. Por esto, podemos sentir, si lo deseamos, que al tiempo que nos relajamos y nos centramos en estos elementos, el cuerpo va alcanzando su equilibrio. También podemos sentir que ese proceso de mejora de nuestra salud y tono vital, se va produciendo. Podemos sentir cómo la bola sube un poco por encima de la fontanela, y baja un poco por debajo del sacro, saliendo en ambos casos un poco de nuestro cuerpo.

Cuando llevemos unos 10 minutos de esta manera, podemos pasar a centrar la atención en el conjunto de energía-calor que rodea nuestro cuerpo, y que, igualmente, habita en nosotros. Es una sensación de llenar el espacio internamente con nuestra energía y sentir su libre flujo y expansión, de manera natural.

Si vemos que perdemos la atención, entonces volver al trabajo previo y luego retomar éste último de nuevo.
Una vez que hemos llegado a aquí, podemos trabajar con una meditación que nos ayude a jugar con los límites de nuestro “pequeño yo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INICIACIÓN A LA MEDITACIÓN, TECNICAS. Guarda el enlace permanente.