DEJAR DE QUERER TENER Y SER

imagesdth
Parece evidente que no todas las personas decidimos que necesitamos lo mismo para vivir. Hay quien decide que sólo necesita comida, algo de ropa y un soporte donde escribir sus notas, y también hay quien decide que necesita mucho más.

¿Tú qué necesitas?

Esta sociedad de consumo promueve una hipnosis colectiva que orienta el desarrollo de las personas a través del dinero y la realización externa (tecnología, aparatos varios, etc). Ciertamente, hay quien puede pensar que un cepillo de dientes eléctrico es muy importante para la higiene dental, mientras hay quien no lo verá necesario en absoluto. También hay quien necesita el último modelo de teléfono móvil, y quien puede funcionar perfectamente con el mismo durante muchos años… Y es que salvo en la cobertura de necesidades vitales, son pocas las necesidades reales que tenemos que cubrir como seres vivos para poder llevar nuestras vidas.

Desde esta manera de pensar basada en la búsqueda de la satisfacción a través de las cosas, podemos caer en una dinámica en la que empezamos a utilizar el dinero que todavía no tenemos. Podemos ir por delante confiando en la prosperidad futura, y empezar a solicitar préstamos, hipotecas.. para cumplir nuestros deseos. Lo curioso es que estos deseos están construidos dentro de un contexto consumista, y por tanto vamos a notar como necesarias cosas que realmente no lo son  Así, hay quien empieza a vivir hoy con deudas para el mañana.

¿Qué pasa cuando pasamos unos días en la montaña desconectados de la civilización? ¿Dónde queda lo que antes considerábamos necesario? Resulta que muchos de estos resortes inconscientes de compra no se activan en estos contextos. Podemos observarlo. Vayamos a un lugar en medio de la naturaleza donde no tengamos cobertura ni posibilidades de comprar. ¿qué pasa una vez nos adaptamos? ¿Necesitamos ir a la moda? ¿Qué moda? ¿Necesitamos mantener nuestro estilo? ¿El estilo de quién?

Ciertamente, podemos lastrar nuestra libertad de muchas maneras. Las deudas del ayer son una manera muy sencilla de conseguirlo. También lo son las hipotecas mentales del mañana.

La primera pregunta es: ¿Qué necesitas?, la segunda: Eso que dices que necesitas, ¿Podrías vivir sin ello?

Podemos vivir pensando en crecer económicamente… También podemos vivir con el ánimo de ser más libres y autónomos. Personas que no quieren tener cosas sino que quieren tener experiencias y vivir con un espíritu libre y sin cargas.

¿qué pasa si dejas de consumir artículos que no necesitas de VERDAD y te dedicas a profundizar en tu propia libertad? ¿Qué pasa si empiezas a valorar las pocas cosas que tienes porque son las únicas que realmente necesitas para vivir? Si haces esto, te darás cuenta qué significa la riqueza y la abundancia. Mucho sobra y muy poco necesitas realmente.

Científicamente ya se apoyan los beneficios del ayuno intermitente y del ayuno periódico en la alimentación. En su día se establecieron por salud, como herramienta para educar la voluntad y para practicar el manejo de la mente.

Qué tal hacer ayuno de consumo, ayuno de crear necesidad, ayuno de sentirse incompleto. Qué tal empezar por otro desarrollo posible, por realizar un trabajo interno que nos lleve a sentir de manera cada vez más frecuente que estamos llenos, completos, y con la sensación de que no necesitamos nada más para sentirnos ligeros y felices. Un desarrollo que nos libere de las cosas y nos permita valorar lo necesario para vivir, uno basado en el agradecimiento que deja lo innecesario fuera de nuestras vidas.

PRÁCTICA

Cada vez que detectes un pensamiento de necesidad que te lleve a comprar algo puedes imagesjgdfhacerte estas tres preguntas:

1.- ¿Lo necesito?,

2.- Si la respuesta es afirmativa: ¿Puedo vivir sin ello?,

3.- Con ese conocimiento, si decides adquirirlo o hacer planes para adquirirlo: ¿Qué cantidad necesito realmente y cuál puede esperar?

Si no lo necesitas, o puedes vivir sin ello, puedes eliminar el deseo de tu vida.

Para ello, te recomendamos que explores las posibilidades que tienes para apreciar tu vida tal cual es. Querer cosas puede estar bien. Ser libre y asegurarte una vida que profundice en ese sentimiento de manera realista, puede estar mejor. Tú decides.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRANSFORMACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s