Sobre una Democracia Real

Como es un tema de actualidad candente, hemos querido participar y aportar una perspectiva meditada y, cómo no, diferente sobre este asunto, que sea de fácil comprensión y difusión.

El mensaje que queremos transmitir es de apoyo y de esperanza:

Que sea esta una oportunidad para darnos cuenta que la democracia real no sólo es ir a votar un día… sino que se ejerce todos los días.

Que nuestras acciones tienen efectos, y que estamos en el mundo que hemos construido entre todos.

Que cuando le damos nuestro dinero a una persona, empresa u organización, la estamos favoreciendo. Le estamos diciendo: quiero que tu actividad y comportamiento estén en mi futuro.

Que nuestro comportamiento en sociedad, en el trabajo, con la familia, amigos… Construye el tipo de relaciones que hay disponibles en el mundo. Que si nos comportamos de manera falsa… de manera auténtica… violenta, pacífica, odiosa o amorosa, considerada o desconsiderada, etc., estamos promoviendo ese tipo de comportamientos. Y lo que elijas sea será perfecto, si es lo que quieres.

Por esto, la pregunta es: ¿De qué quieres llenar tu vida? ¿Qué tipo de sentimientos te gustaría vivir? ¿Qué tipo de comportamientos? ¿Qué personas? ¿Qué actitudes? ¿Qué emociones? ¿Qué proyectos?…

La democracia real la ejercitamos cada día, con nuestros actos. Con éstos decidimos qué mundo es el que promovemos… Y el mundo que está por venir, lo estamos construyendo todos a diario.

Si cada uno empezásemos a actuar conscientemente alineando pensamientos, emociones y actos… Dándonos cuenta de que cuestionándonos la realidad, siempre nos encontramos con un “más allá” que aportar. Si nos diéramos cuenta de que nuestra capacidad creadora no está limitada por los condicionamientos inconscientemente aceptados… Y que como niños/as, podemos seguir investigando de nuevo los límites de la realidad, hasta darnos cuenta que somos nosotros mismos los que la co-creamos… Estaríamos viviendo de manera sencilla y humilde… en una auténtica revolución interior.

Ser conscientes de que nuestros pensamientos, nuestras emociones, y nuestros actos son creadores… y construyen el mundo que está por venir, empieza a ser ya imprescindible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRANSFORMACIÓN. Guarda el enlace permanente.