“Mi pecho rebosa presencia…Me amo , te amo mi amor…”

El sentimiento puro e impersonal es la clave para este tiempo presente, ser capaces de mantener la presencia en el centro del pecho  y estremecerse. ¿Cómo puedo amarme a mí mismo si aun estoy torturándome?,  entender que todo lo que ocurre es sagrado, descubrir que yo soy la persona que más se merece mi amor en todo el universo, dejar de dañarme con luchas absurdas contra mi mismo  y una y otra vez olvidar que yo soy invencible. Esa lucha contra todo lo que YOSOY solo genera heridas y sufrimiento, como podría amarte  si aun no se como dejar de hacerme daño a mí mismo, ese amor que te proceso y te hace daño, ¿que tipo de amor es?.

Es el tiempo del maestro de nuestra tradición, la enseñanza del Cristo más importante y más olvidada “AMA A TUS ENEMIGOS”, se que esta propuesta de Jesus el Cristo no resulta fácil y que conlleva en si misma premisas esenciales como por ejemplo; empezar por uno mismo, permitiendo me  cometer errores y apartando el sentimiento de culpabilidad y trasformándolo en asunción de la responsabilidad, transmutar el amor posesivo y condicional en amor incondicional, dejar de dañar al prójimo con la excusa de que te amo, entender por fin que todos somos uno y que si te hago daño  me lo hago a mi mismo,  si no soy capaz de dejar de convertir el dolor en sufrimiento rechazando de forma sistemática lo que no me gusta o me duele, no solo me haré sufrir a mi mismo sino también haré sufrir al prójimo.

Esta búsqueda  ni siquiera comienza hasta que no seamos capaces de remover el ego de nuestros corazones, dejar de sentirse “YO” para ser uno con el universo “YOSOY”,

Cuando estamos anclados en el “YO” , nos alejamos de otros y en definitiva de nosotros mismos, aun así ese “YO” es siempre necesario para completar el proceso de “YOSOY” Yo soy uno individual y al mismo tiempo yo soy tu y tu eres yo, caminando hacia la unidad, “Solo existe la unidad, el universo y yo somos demasiados”.

Dejar de alimentarse del “YO” egotico no es un camino fácil , aunque el estado de unidad sea muy sencillo, “La verdad es sencilla, el camino hacia la verdad , NO”.

Multitud de caminos que nos llevan al corazón , todos son validos, si adquirimos el compromiso de amarnos sin condiciones, dejando que la sombra se exprese sin que la ocultemos y reprimamos una y otra vez, “Yo soy un ser capaz de amar profundamente  y al instante siguiente de odiarte sin limites” dualidad que rige este mundo y que ya llego  el tiempo de escapar de ella, de buscar la luz que se esconde en la sombra, de abrazar tu lado oscuro que es donde reside la verdadera luz, de amar lo que nos perturba de nosotros mismos y así poder acogernos en el corazón.

La tendencia habitual es polarizarnos hacia lo que nos gusta de nosotros mismos y ocultando lo que nos hace parecer malvados y de esa manera alimentamos la arrogancia  aumentando una ceguera que nos hace involucionar,  provocando que sea nuestra sombra oscura la que tome el control de nuestras vidas, “Yo soy un ser de amor y tu no” una proyección del amor oscura y egotica que produce dolor en ambas direcciones.

Es el tiempo del corazón, el vientre ya esta completo y ha llegado el momento de atreverse con el pecho, aunque sin vientre, sin presencia,  se haría muy complicado subir al pecho, “Mi pecho rebosa presencia…Me amo , te amo mi amor…”.

PRACTICA

Decir de una practica para conseguir lo anterior mente expuesto es ser muy atrevido, ya que hay multitud de opciones desde la la meditación  hasta la recapitulación de la sombra pasando por la progresión, es decir; en vez de solo mirar  el pasado y nuestra biografía personal, también mirar hacia delante con la progresión, ningún  miedo irracional se ha cumplido en mi vida, siempre aterrorizado y preocupado y rara vez hemos acertado, viviendo de prestado generando emociones como la rabia y el resentimiento que son creadas y construidas por mi ego y que en realidad no existentes de forma natural como la tristeza o la alegría que son de la naturaleza del ser.

Desde Meditarte te proponemos varias técnicas, en esta primera parte es necesario tomar conciencia de nuestro corazón, no como simplemente un órgano  interno de nuestro cuerpo físico, sino como parte esencial de nuestro SER donde reside la presencia divina de SER que YOSOY, por lo que es importante empezar a subir del vientre al centro del pecho, que es allí en realidad donde esta nuestro corazón eterico.

Comenzaremos  nuestro trabajo diario como siempre; un lugar tranquilo en una postura adecuada con la espalda bien recta el pecho bien abierto, mentón hacia dentro y el craneo , espalda , hombros, pecho y vientre bien sueltos y relajados, respiramos en el vientre hasta conseguir un estado más profundo, recordar que la respiración sea suave y sin esfuerzo, como si fuera una respiración de sueño, así durante unos largos minutos hasta que poco a poco  nos vamos centrando  en el centro del pecho, es decir ;

KA-LAAM es el mantra del pecho, desde el cielo a la apertura del corazón.

poner lamente en el pecho mientras en realidad respiramos suavemente con el diafragma, así también durante varios minutos.

Una vez nos sintamos cómodos  en nuestro pecho comenzaremos  con el Mantra KA- LAAM; nos imaginamos que desciende una luz desde la coronilla (Shahasrara) en vertical hasta el centro del pecho (Anahata) mientras mi mente pronuncia “KA” al inspirar, y desde el centro del pecho sale una luz verde de sensación fresca desde el pecho hacia fuera en linea recta al espirar, al mismo tiempo que  mi mente pronuncia “LAAM”, inspiro “KA” espiro “LAAM”, es importante que durante el ejercicio me centre en  provocar la sensación  de entrada de energía por la coronilla y la sensación de apertura de pecho como de un verde fresco de primavera que abre el pecho hacia el exterior, así durante un tiempo suficiente para sentir alguna sensación en el pecho.

Terminaremos la meditación regresando al vientre para descansar y entraremos en quietud y silencio el tiempo que consideremos adecuado, finalizando la meditación con un saludo en posición de rezo en el centro del pecho, conectando con lo más sutil del corazón despidiéndonos  honrrando  desde el sentimiento puro he impersonal.Ray Gilabert ©

Escrito por
Más de Meditarte

¿ME SOPORTO A MI MISMO…?

La mente dispersa es como una caja de pulgas, que acaban por...
Leer más...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *