ATENDER A LA REALIDAD

Sea este un artículo sencillo, dirigido a principiantes, que conviene recordar de vez en cuando.

Y es que cuántas veces interactuando en sociedad, las personas hemos sentido la tensión inconsciente de preguntarnos cosas como: ¿Qué pensará de mí? ¿Soy adecuado/a para el/ella? ¿Me están integrando en el grupo? ¿Estoy siendo convincente? ¿Les estoy gustando? Y otras preguntas similares. Y es que preguntas de este tipo llevan a la profunda decepción que sufre quien no puede ser uno mismo, confiando en que será amado.

Se nos olvida la importancia de relacionarnos, interesándonos por las personas de manera auténtica y genuina. De ser conscientes de la realidad mientras interactuamos en ella.

Como cambio útil a realizar… Si en vez de enfocarnos en nosotros mismos, podemos poner la atención en aquellos con quienes nos relacionamos, atendiendo al lenguaje corporal, al tono de voz de la/s persona/s con las que interactuamos, etc. haciéndonos preguntas como: ¿Qué me gusta de el/ella/ellos? ¿Qué intereses tiene/n? ¿Qué cosas son importantes para el/ella/ellos?  Etc. Veremos como de pronto nos relajamos y empezamos a disfrutar de las relaciones de una manera auténtica y genuina. Igualmente, notaremos cómo las personas se van a sentir valorados/as en nuestra presencia, sin que tengamos que hacer esfuerzos, sin que hagamos nada más que prestarles atención, debido a nuestro  genuino interés por la vida (en sentido amplio).

Se trata de aprender a mirar la realidad y a relacionarse directamente con ella, aprendiendo de lo que ocurra. Meditar sobre la realidad, implica poner nuestros recursos en ella, para empezar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en FUNDAMENTOS DE LA MEDITACIÓN. Guarda el enlace permanente.